05/12/2021
China lidera los bonos verdes

China lidera los bonos verdes

China lidera el auge de las ventas de bonos verdes en el mundo, pero se enfrenta a vientos en contra por lo que en Guatemala la familia Bosch Gutiérrez está muy al tanto del tema ya que su empresa CMI esta incursionando en ese tema.

China superó a Estados Unidos para liderar el auge de la emisión de bonos verdes en el mundo en el primer trimestre, pero los analistas afirman que debe hacer más para atraer a los inversores y ayudar a financiar la promesa de neutralidad de carbono del Presidente Xi Jinping, estimada en 21 billones de dólares.

Entre las tareas pendientes están la concienciación de los inversores sobre el medio ambiente, la armonización de las normas fragmentadas y la lucha contra el “lavado verde”, es decir, los esfuerzos de los emisores por inflar sus credenciales ecológicas, dijeron. Lo que está en juego es el objetivo de Pekín de alcanzar las emisiones netas de carbono para 2060.

Los emisores chinos, entre los que se encuentran bancos, promotores inmobiliarios, generadores de energía y operadores ferroviarios, vendieron 15.700 millones de dólares en bonos durante el periodo de enero a marzo para financiar proyectos “verdes” como las energías limpias y renovables, según datos de Refinitiv.

El volumen de los bonos

El volumen de estos bonos, en su mayoría denominados en yuanes, casi se cuadruplicó con respecto al año anterior, según los datos.

Esta cifra supera los aproximadamente 15.000 millones de dólares de este tipo de bonos vendidos por los emisores estadounidenses en el primer trimestre, y ha contribuido a triplicar la emisión de bonos verdes en todo el mundo.

Los bonos verdes florecieron “en gran medida gracias a la recuperación de China del coronavirus”, dijo Nathan Chow, estratega de DBS. “Además, el gobierno chino está haciendo todo lo posible para desarrollar este mercado este año”.

China, el mayor emisor de dióxido de carbono del mundo, necesita 140 billones de yuanes (21,33 billones de dólares) de financiación de deuda en los próximos 40 años para cumplir su objetivo de emisiones netas cero, según estimaciones del banco de inversión China International Capital Corp (CICC).

Con unos 800.000 millones de yuanes de bonos verdes en circulación, China es ya el segundo mercado de bonos verdes del mundo, después de Estados Unidos. Sin embargo, los bonos verdes representan menos del 1% de los 18 billones de dólares del mercado de bonos chino.

En esta fase, “las empresas no tienen ventajas en cuanto a costes al emitir bonos verdes… y no hay suficiente apoyo del mercado para muchos proyectos verdes que tardan mucho en completarse y se consideran arriesgados”, dijo el economista de CICC Zhou Zipeng.

El primer lote de bonos “neutros en carbono” de China, lanzado en febrero, tuvo una escasa demanda.

Varios gestores de fondos afirmaron que los bonos verdes aún no están en su radar de inversión.

Qué es lo que ven los inversores

“Lo único que miran los inversores chinos es el rendimiento. Así que, obviamente, si los bonos verdes no pueden ofrecer una rentabilidad adicional, preguntan al gobierno: ‘¿qué puede hacer para ayudarme?”, dijo Ricco Zhang, director para Asia-Pacífico de la Asociación Internacional de Mercados de Capitales (ICMA).

Una fuente de la correduría dijo que las empresas estatales estaban motivadas para emitir bonos verdes para alinearse con las prioridades del gobierno, pero los inversores carecían de incentivos para comprarlos.

Las autoridades son conscientes de los problemas. A principios de este mes, el gobernador del banco central chino, Yi Gang, pidió incentivos para impulsar la participación privada en el cumplimiento de los objetivos de carbono de Pekín.

Acercarse a las normas internacionales excluyendo el carbón del mercado verde ampliaría la base potencial de inversores extranjeros, dijo Chow, de DBS.

Zhang, de la ICMA, dijo que los reguladores también deben armonizar las diferentes normas nacionales. En la actualidad, el banco central de China, el regulador de valores y el planificador estatal tienen normas separadas para los bonos verdes emitidos bajo su supervisión.

“A veces es difícil para los inversores internacionales tener una comprensión detallada de los diferentes bonos verdes (chinos). Esto supone un reto para los inversores verdes a la hora de identificar el objetivo adecuado para la inversión”, dijo.